Cada año a finales de febrero Canarias se tiñe de mil colores durante los Carnavales. En el Carnaval del Puerto de la Cruz las calles se llenan de purpurina, de divertidos e ingeniosos disfraces, de excéntricos tocados con plumas y de gente con largas pestañas postizas bailando al ritmo de los tambores. Esta Fiesta de Interés Turístico Internacional se ha vuelto tan popular que cada año turistas de todas partes del mundo acuden para vivir de primera mano esta celebración donde no faltan las lentejuelas y el buen rollo.

Podría decirse que la tradición nació hace más de 5.000 años en Sumeria, cuya antigua civilización ya se disfrazaba en sus celebraciones. Después se extendió por Egipto y el Imperio Romano hasta llegar a Europa. Durante la Edad Media, y con la expansión del cristianismo, se comenzó a llamar “carnaval” al periodo que precedía a la Cuaresma (los 40 días que pasó Jesús ayunando en el desierto), pues en esas fechas se comía toda la carne acumulada durante el invierno. Incluso la Iglesia quiso darle un sentido etimológico con la expresión del latín carnem-levare, que significa “abandonar la carne”.

La llegada del Carnaval a Canarias

La festividad llegó a las islas en el siglo XVI, durante la época de las grandes exploraciones y tras el descubrimiento de América. Fueron los españoles y portugueses, que venían desde la Península Ibérica hacia el Nuevo Mundo, quienes trajeron consigo esta fiesta pagana tan arraigada por aquel entonces en Europa. En ella festejaban tanto ricos como pobres. Sin embargo, fueron las mujeres de la alta sociedad quienes pusieron de moda el uso de máscaras, ya que las usaban para infiltrarse en las fiestas populares sin ser reconocidas.

Durante el siglo XX aparecieron las murgas, comparsas, rondallas y demás agrupaciones. Sin embargo, con la dictadura franquista se intentaron prohibir. En 1961, se camuflaron bajo el eufemismo de “Fiestas de Invierno” hasta que en 1980 retomaron su nombre original.

Imprescindibles del Carnaval en el Puerto de la Cruz

La salsa y el merengue dominan las calles del Puerto durante la semana de Carnaval. Las caderas se mueven solas, siguiendo el ritmo caribeño. Los grupos de danza se mezclan entre la multitud y desfilan con impresionantes trajes de fantasía, con muchas lentejuelas y tocados dignos de cualquier maharahá.

Las carrozas, comparsas y cosos se adueñan de las calles y pintan sonrisas en niños y adultos, quienes cada año se ponen de acuerdo, por votación popular, para elegir la temática principal sobre la que girarán los disfraces. Una cosa está clara: la vergüenza no tiene cabida durante el Carnaval.

El Mataculebra

Se trata de un ritual afro-cubano que llegó a la isla con los emigrantes canarios que regresaron de Cuba. En él se representa de forma satírica el sistema esclavista al que eran sometidos los africanos.  Los Negritos, vestidos de blanco y pintados de negro, danzan por las calles junto con el Mayoral, el amo blanco, que azota su látigo contra la culebra, símbolo del poder maligno.

Mascarita ponte tacón

Este Maratón masculino en tacones de al menos 8 centímetros es de los eventos más esperados en el Puerto de la Cruz. Se trata de una de las carreras más locas y divertidas de toda la isla, donde los participantes, ataviados con aparatosos disfraces y taconazos, corren sorteando los obstáculos con cuidado de no caerse, aunque esto último no está asegurado.

Elección de la Reina del Carnaval

La Gala de la elección de la Reina es sin duda uno de los eventos más esperados del Carnaval. Durante su celebración las candidatas desfilan portando enormes estructuras decoradas con diferentes texturas y colores, plumas, y sobre todo mucho brillo. Todas lucen con orgullo su diseño de fantasía e invitan a los asistentes a soñar, mientras la música y los bailes latinos no dejan de animar la fiesta.

Carnaval de día y Concurso de Disfraces

No todas las celebraciones comienzan cuando cae el sol. El Carnaval de día se encarga de amenizar las mañanas y tardes con desfiles, comparsas, murgas y actuaciones de música en vivo. También se celebra durante el día un concurso de disfraces para premiar la originalidad de los más ingeniosos, quienes incluso preparan sus trajes con meses de antelación.

Rally del Valle de coches de época

Este evento ya es toda una tradición del Carnaval del Puerto de la Cruz, donde hermosos coches de época se pasean por las principales calles de Los Realejos, La Orotava y el Puerto de la Cruz, atrayendo las miradas de los curiosos y los amantes de los coches antiguos. La celebración se acompaña con música inundando las calles y numerosos puestos de comida.

Entierro de la Sardina

Se trata de un desfile fúnebre, aunque en tono jocoso, que anuncia el final del Carnaval y coincide con el Miércoles de Ceniza (el primer día de Cuaresma). Todos los asistentes, viudas, fantasmas y gente de la Iglesia, visten de luto y dan su último adiós a la sardina de cartón-piedra, que terminan quemando en la hoguera.

Coso Apoteosis del Carnaval

Con este gran desfile se cierran definitivamente, hasta el año que viene, las fiestas del Carnaval. Participan numerosas carrozas, murgas, comparsas, grupos coreográficos, e incluso desfilan la Reina del Carnaval, el Mascarita ponte Tacón, los ganadores de los concursos de disfraces y, por supuesto, todo aquel que se quiera unir a la fiesta.

Programación del Carnaval 2020

20 de febrero: Elección de la Reina del Carnaval

23 de febrero: Carnaval de día y Gala Transgresora

24 de febrero: Matalaculebra

25 de febrero: Rally del Valle de coches de época

26 de febrero: Entierro de la sardina

28 de febrero: Mascarita ponte tacón

29 de febrero: Coso Apoteosis

Desde HC Hotel Magec te animamos a salir a la calle y no perderte detalle de estas divertidas fiestas.